Durante el periodo de la segunda guerra mundial, el ajo se popularizó en el ejército ruso, con el nombre de “penicilina rusa”, debido a la gran escasez de antibióticos que había.

  • es bueno para el hígado: depura toxinas y desintoxica el organismo, ayuda a eliminar parásitos y metales pesados
  • previene el alzhéimer y la demencia: el ajo contiene antioxidantes que sostienen los mecanismos de protección del cuerpo contra la oxidación.
  • buen antibiótico: posee grandes propiedades antibióticas naturales y se considera más potente que la penicilina.
  • antiséptico;  aplicado en heridas actúa como un buenísimo antiséptico.
  • bueno contra el catarro: el ajo puede fortalecer la capacidad de los glóbulos blancos para combatir las infecciones y estimulando otras células inmunes que combaten las infecciones virales y bacterianas. Para el resfriado proporciona efectos descongestivos y expectorantes.

¡ASI QUE….A COMER AJO SE HA DICHO!!!

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *